Conectate con nosotros

Edición

Un antropólogo iniciado en los misterios de la religión mbyá-guaraní

Publicado

en

El 29 de julio de 1899, pocos meses después de que sus padres australianos llegaran al Paraguay, nació en Asunción León Cadogan, el investigador que más luces aportó al conocimiento de la cultura guaraní.

Entre la vasta obra de Cadogan, tanto en volumen como en importancia, se destaca sin duda como la más emblemática el “Ayvu Rapyta”, publicada primeramente en 1946 por fragmentos en la Revista de la Sociedad Científica del Paraguay.

Esta compilación de relatos orales de los mbyá-guaraní le valdría a León Cadogan convertirse en el más eminente etnógrafo de la cultura guaraní, pues nadie como él hasta ahora logró reunir documentos de grupos étnicos que conservaron su autonomía a tal punto que no registran prácticamente huellas de sincretismo ni asimilación de elementos extraños. Además de su prolífica labor de recopilación y traducción de un guaraní ajeno al común de los profanos, acompañó sus trabajos de notas lexicológicas sumamente reveladoras y sin cuya asistencia sería prácticamente imposible aproximarse al sentido esencial de la cosmogonía indígena.

Filólogo, lexicógrafo y antropólogo autodidacta, su profuso aporte ha sido ampliamente destacado y utilizado como marco referencial por prominentes investigadores como Claude Lévi-Strauss, Pierre Clastres, Alfred Métraux y Egon Shaden. A este último se debe la publicación como libro del “Ayvu Rapyta” en una edición patrocinada por la Universidad de São Paulo.

Aunque Cadogan haya colaborado en las revistas científicas más importantes de su época, como Anthropos de Austria o América Indígena de México, su mayor aporte y lo que le otorgó notable visibilidad en los círculos académicos internacionales fue la publicación de los anales religiosos de los mbyá del Guairá.

Si bien sus trabajos siguen siendo referencia insoslayable para cualquier tipo de aproximación científica a la lengua y mitología de los indígenas del Paraguay, ese corpus diseminado en publicaciones de todo el mundo asume en ciertos pasajes las características narrativas de una vivencia espiritual no reductible al mero academicismo. La particularidad de su obra radica en que Cadogan recibió de sus informantes las tradiciones religiosas, conocidas como las ñe’ê porã tenonde (primeras palabras hermosas), a manera de un don, como una muestra de gratitud, en retribución a las gestiones que realizara para obtener la liberación de un nativo detenido por haber aplicado el principio del “ejovia va’erã teko awy” (debe purgarse la afrenta), ante los atropellos y atrocidades de los que hasta la actualidad son objeto los indígenas en un país donde, como sentenció alguna vez Juan Francisco Recalde, traductor de las obras de Kurt Nimuendaju, “matar indios no es delito”.

EL ETNÓGRAFO Y LA SOCIEDAD

Cadogan no fue un coleccionista de curiosidades “primitivas”, sino un entusiasta y vehemente defensor de esos “parias en su propia tierra”, como solía apuntar en los textos de denuncia ante la explotación y el despojo al que sistemáticamente era y sigue siendo sometida la población nativa. En este caso, el etnógrafo, en lugar de limitarse al levantamiento de datos en un pueblo investigado, se integra al círculo de la reciprocidad hasta fundirse en la serie de palabras que componen el himno sagrado.

El conjunto de la obra de Cadogan no constituye una arqueología de la oralidad llevada a cabo por un aséptico e impersonal antropólogo encerrado en las barreras del método científico, sino el testimonio de la reducción de un occidental a los misterios de la religión indígena, producto de un saber revelado en los rituales dirigidos al principio creador, Ñamandu Ru Ete Tenondegua, figura arquetípica que por la vía de la emanación se manifiesta hacia el exterior creando y surgiendo de su propio cuerpo.

Este episodio del génesis mbyá consignado en el capítulo I del “Ayvu Rapyta”, titulado Maino’i reko ypykue (Las primitivas costumbres del colibrí), es uno de los capítulos más inspirados de la filosofía panteísta, más aún considerando que podemos leerlo en el idioma original y transcripto por un antropólogo comprometido con su labor, en oposición a los misioneros católicos, puestos al servicio de la expansión de la ideología religiosa del imperialismo europeo y que en tal propósito desvirtuaron muchos elementos del sentido de la lengua.

Ahora bien, si hasta ahora la historia del choque entre los dos mundos ha privilegiado el punto de vista de la occidentalización de las sociedades vernáculas, casos paradigmáticos como este en los que se verifica el fenómeno contrario ciertamente desconcertarán a no pocos exponentes de la “modernidad y la civilización”. Esto debido a sus respectivas miradas teóricas incapaces de dar cuenta de la diversidad de las experiencias culturales humanas, esquematizando estas en principios generales y englobándolas como si estuvieran determinadas a cumplir un designio universal.

Esta limitación de orden epistemológico es extensible a una gran variedad de los instrumentos teóricos que utiliza la metrópoli para calificar al resto del mundo. Sobre este punto, el escritor mexicano Octavio Paz, en el prólogo a “Las enseñanzas de don Juan” de Carlos Castaneda, propone el concepto de antiantropología como negación o superación de la acción etnográfica en sentido tradicional, transformando el eje de las relaciones sujeto-objeto, pero también el de la antropología en otro tipo de conocimiento. En este caso, las relaciones del antropólogo como sujeto de estudio y una etnia determinada como objeto estudiado se suprimieron para dar lugar a un vínculo en el que el investigador fue asimilado hasta convertirse en aprendiz de payé y el oporaíva (cantor, dirigente espiritual de la tribu) en maestro que guía el aprendizaje. Según el análisis del escritor mexicano, esta relación implica la derrota de la antropología y el triunfo de la magia.

En análogo sentido se expresa el antropólogo Miguel Alberto Bartolomé, quien sostiene que la práctica etnográfica estará impregnada de componentes afectivos en tanto ese observador-investigador renuncie a la quimera de la neutralidad y asuma que no está tratando con pueblos-objeto, sino con personas, y que una investigación auténticamente participante implica vivir y sentir desde dentro las costumbres y los vínculos desde una posición de alteridad, desde la capacidad de asumirse en el lugar de ese Otro cultural. Por ello, este autor también rechaza la terminología de “informante” para referirse a los miembros de una determinada comunidad que aportan datos al investigador sobre su propia cultura y a quienes considera más bien como “interlocutores de las sociedades a las que interroga”, según consigna en su ensayo “En defensa de la etnografía”.

En este mismo artículo menciona otras transformaciones que se deben dar en el marco de la acción antropológica como la inversión de la narración etnográfica. Esto es, en lugar de hablar sobre los indios emprender el esfuerzo de tratar de hablar con y para esos mismos indios. Esta necesaria transformación se ve, a su vez, forzada por el hecho de que cada vez más el trabajo antropológico será leído y criticado por quienes hasta ahora no eran sino objetos de estudio, fenómeno que el autor define como reversión social de la información.

EL INVESTIGADOR INICIADO

Cadogan fue adoptado por los mbyá-guaraní como “miembro genuino del asiento de los fogones” e iniciado en las tradiciones de los Jeguakáva tenonde porãngue i (endonimia de los mbyá, que significa “los primeros elegidos que han portado el hermoso adorno de plumas”) bajo el nombre de Tupã Kuchuvi Veve (agente del genio tutelar de las aguas y el trueno que en forma de torbellino pasa volando espantando a los duendes portadores del pochy), por lo que su obra es la semblanza de una conversión más que una mera investigación etnográfica.

De hecho, Cadogan nunca realizó estudios especializados de antropología. En una entrevista realizada por el diario La Tribuna en 1969, al ser consultado sobre su formación académica, con esa ironía ingeniosa que caracteriza a sus “Memorias” respondió que él se graduó de doctor en arandu ka’aty (sabiduría de la selva). El propio Karoga, como lo llamaban sus amigos mbyá, en varias ocasiones señaló que los principales maestros de su vida fueron los místicos de la selva, los sabios que recibían las palabras inspiradas de la llama y la tenue neblina que se depositaban en el adorno de plumas.

LO SAGRADO Y LO PROFANO

Por otro lado, tampoco hay que ocultar los conflictos y disputas internas que suscitaron la publicación y traducción de los cánticos sagrados a fin de dimensionar el sentido de responsabilidad que implica la investigación científica de los grupos humanos. Los indígenas conservan, en mayor o menor medida y aunque la tendencia haya cedido, una valoración esotérica de sus tradiciones, y el hecho de divulgarlas constituyó una violación frontal a su código de ética.

Esta circunstancia puede ser abordada desde una doble matriz. Según la nomenclatura conceptual de la etnografía, existen dos enfoques para medir las percepciones en un contexto de investigación, emic y etic. Desde una perspectiva emic (desde dentro), efectivamente se podría impugnar las consecuencias éticas de su trabajo al haber divulgado las ñe’ê porã tenonde a extraños, cuando que el conocimiento de las mismas debe circunscribirse a un ámbito restringido y solo a los que gozan de la plena confianza de la comunidad. El mismo Cadogan menciona que luego de haber difundido al público las palabras que le fueron reveladas algunos miembros de la comunidad se negaban incluso a responder sus preguntas sobre nominación botánica.

Desde una perspectiva etic (desde afuera: el investigador y la sociedad envolvente), el aporte de Cadogan resulta invaluable en cuanto a los datos que proporciona a fin de obtener un conocimiento más acabado de la mitología guaranítica al tiempo que contribuye a restituir a los nativos, al menos en parte, su dignidad achacada durante más de cinco siglos de explotación colonial. Sus investigaciones nos muestran que la lengua nativa, lejos de ser pobre e incapaz de transmitir conceptos mínimamente elaborados, es de una belleza y profundidad extraordinarias. La pérdida de estas narraciones orales sobre el fundamento del lenguaje humano hubiera implicado una verdadera catástrofe cultural.

En suma, la obra de Cadogan es una reconfiguración del tratado etnográfico en sentido tradicional y, más allá de su rigurosidad en materia lingüística y antropológica, encierra un alto componente de aprendizaje iniciático. Además de ello, es una invitación a dialogar de manera más abierta y sincera con ese Otro cultural que nuestros ideales de modernidad se empeñan en destruir. LN

Sigue leyendo
Anuncio
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Edición

Lucha contra el narcotráfico: los hitos que marcan la actual gestión

Publicado

en

18 septiembre, 201928

Destrucción de plantaciones de marihuana. Ilustración / Foto Senad.

Asunción, IP.- El combate al narcotráfico en la actual administración de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) marcó hitos sin precedentes que representaron pérdidas por más de 150 millones de dólares al crimen organizado, sin tomar en cuenta las estructuras desmanteladas en vehículos, bienes y establecimientos comisados.

Uno de los golpes más importantes contra las estructuras del narcotráfico se dio ya en setiembre del año pasado, a menos de un mes de la actual gestión. Mediante una veintena de allanamientos en simultáneo se desarticuló en Alto Paraná la mayor organización criminal activa en esa zona del país y se detuvo a uno de los líderes, Reinaldo “Cucho” Cabañas.

Ese mismo mes, la Senad decomisó su mayor cargamento de marihuana en el Chaco, con 5.712 kilos incautados. En esta zona del país, bandas de narcotráfico paraguayas realizaban habitualmente transacciones de intercambio, de 3 panes de marihuana por 1 pan de pasta base boliviana para la producción de cocaína.

Al cierre de primer año de gestión ya fueron incautados 446.595 kilogramos de marihuana, se eliminaron 1.188 hectáreas de plantaciones de la hierba y se decomisaron 4.000 kilos de cocaína, 44.890 dosis de crack y sacadas de circulación 93.878 unidades de éxtasis.

El impacto de los 576 operativos durante el primer año de gestión mostró sus resultados positivos en comparación con otros periodos. En el primer trimestre de 2019 se duplicaron los decomisos en comparación al mismo periodo del 2018, pasando de 101.000 kilos de la marihuana a 244.000 kilos confiscados.

Los más amplios operativos de confiscación de droga se realizaron en los departamentos del norte de la región Oriental. El operativo de erradicación de cultivos de cannabis «Amambay I» llegó a su etapa final en febrero de este año con la destrucción de más de 467 toneladas de marihuana y ese mismo mes fueron quemados 2,2 toneladas de cocaína incautadas en Concepción, el mayor decomiso en la historia de la Senad en un solo operativo.

En julio de este año la Senad desmanteló en la Colonia Puendy, distrito de Capitán Bado, departamento de Amambay, un complejo de campamentos y depósitos en los cuales se ocultaban más de 12.383 kilos de marihuana y con apoyo de las Fuerzas Armadas fueron destruidos en la zona de Pedro Juan Caballero 28 toneladas de marihuana.

Los controles de la Senad se fortalecieron igualmente en otros departamentos del país. En marzo de este año fueron incautados 50 kilos 520 gramos de cocaína que iban ocultos en el interior de la cabina de un tracto camión en la zona de Mariscal Estigarribia, Chaco, y en julio otros 34 kilos de cocaína también transportados en esta zona, procedente de Bolivia.

Igualmente en el sur, en el departamento de Ñeembucú, junto con la Prefectura Naval incautaron 118 kilos de marihuana, tras un operativo fluvial en la zona de Guaikuru realizado en enero y ese mismo mes cayeron 1.120 kilos de marihuana prensada, en un operativo realizado sobre la ruta IV, a unos 30 kilómetros de la ciudad de Pilar.

Más recientemente, en dos operativos, la Senad detuvo a Luis Alberto Saucedo, uno de los narcotraficantes más buscados en la Argentina y detuvo un camión con 281 kg de marihuana que iba rumbo al vecino país.

Los controles también se fortalecieron en la principal terminal aeroportuaria del país, el Silvio Pettirossi. En diciembre pasado un ciudadano español de origen dominicano que viajaba desde Madrid fue detenido tras descubrirse que llevaba en sus maletas 32.700 pastillas de éxtasis. En febrero de este año más de 40 mil pastillas de éxtasis fueron incautadas nuevamente.

Los mecanismos de control se adaptaron también a la creatividad de los traficantes. Así fueron incautados 2 kilos 891 gramos de cocaína ocultos entre los carretes de hilos de bordar que iban a ser enviadas como encomienda a Irlanda y 19 kilogramos de éxtasis escondidos en tres cajas que contenían latas de golosinas que provenían de Holanda, entre otros casos similares.

El conjunto de las intervenciones durante el primer año de gestión de la Senad arrojó un total de 465 personas detenidas, 294 vehículos y 10 aeronaves incautadas del narcotráfico.

En un reciente pronunciamiento por cumplirse un año de gestión, la Senad ratificó la “férrea voluntad política transmitida desde el Ejecutivo, a través del apoyo firme y constante a la gestión de Arnaldo Giuzzio, comprometiéndolos a seguir trabajando diariamente por un Paraguay de la gente” mediante la lucha contra el narcotráfico.

Sigue leyendo

Edición

Senatur fortalece innovación, formalización y alianzas estratégicas para posicionar sector turístico

Publicado

en

Asunción, IP.– La Secretaría Nacional de Turismo (Senatur) fortalece en la actual gestión la innovación en productos y la formalización del sector turístico, estimulando alianzas público-privadas y diversificando la oferta, con lo que se ha posicionado al Paraguay como destino de exuberante naturaleza y cultura autóctona.

Uno de los aspectos centrales de la gestión ha sido la formalización del sector y para ello, desde agosto del año pasado, la Senatur llegó a más de 1.500 hogares con la Primera Encuesta Nacional de Turismo.

Con este trabajo no solamente se puede identificar a las familias dedicadas a este rubro sino que es posible potenciar productos turísticos diferenciados y circuitos innovadores, especializados y creativos, apostando a la sostenibilidad y el talento de las comunidades locales.

Al mismo tiempo, se ha trabajado hasta consolidar planes distritales de desarrollo turístico en varios distritos del país como Minga Guazú, Quiindy, Pedro Juan Caballero, Villa Hayes, Santa Rosa de Lima, Filadelfia e Yguazú y se han consolidado tres planes departamentales en Misiones, Boquerón y Alto Paraná.

La ministra Sofía Montiel durante la inauguración de la infraestructura accesible. Foto Senatur

Además, la Senatur ha facilitado el establecimiento de alianzas estratégicas que han permitido mejorar las capacidades de los operadores locales. Así, fue posible desarrollar la Campaña Nacional Buen Anfitrión, con el que llegaron al país 9 expertos extranjeros para brindar capacitaciones y capacitaron, hasta el momento, a 159 prestadores de servicios turísticos de todo el país.

También se llegó con capacitaciones a más de 1.400 jóvenes de 22 municipios del país con el «Programa Turismo Joven y Creativo» ejecutado mediante el trabajo articulado de la Senatur con la Oficina de la Primera Dama (OPD), el Ministerio de Industria y Comercio (MIC), el Instituto Paraguayo del Indígena (INDI), el Instituto Paraguayo de Artesanía (IPA) y la Secretaría Nacional de la Juventud (SNJ).

Particular importancia ha tenido el trabajo de sensibilización y capacitación a 195 estudiantes y 30 educadores del entorno a los patrimonios jesuíticos, mediante la cooperación con la Unesco, fomentando el turismo inclusivo en las Misiones Jesuíticas de Trinidad, Jesús y San Cosme y San Damián, donde se incorporaron guías turísticos de distintas comunidades indígenas.

Otras de las posadas inauguradas. Foto Senatur

Así también se capacitó a 70 emprendedores de pueblos nativos para la puesta en valor de su artesanía mediante la financiación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y contrapartida local.

Las alianzas alcanzadas no solo fueron con instituciones locales sino también extranjeras. La Senatur ha concretado en el último año 18 cooperaciones para impulsar el turismo con instituciones nacionales y otras 11 con países como Portugal, España, Colombia, Argentina, Chile, Uruguay, Taiwán, Guatemala, entre otros.

La vinculación internacional se ha fortalecido mediante estas alianzas. Paraguay, mediante la realización de 14 ferias internacionales, recibió la visita de más de 25.000 personas y el país también logró estar presente en 12 ferias internacionales de turismo. Actualmente, mediante la operadora española El Corte Inglés, Paraguay está siendo promocionado a través de la campaña «Viví lo auténtico» en metros y aeropuertos de Madrid y Barcelona.

La ministra de Turismo, Sofía Montiel, en el circuito de la caña. Foto: Senatur

Así también, la cartera de Turismo lideró la mesa interinstitucional para el desarrollo del turismo fluvial, la pesca deportiva, infraestructura portuaria y fomento de la operación privada a nivel nacional y regional.

Todo este trabajo de formalización y establecimiento de alianzas estratégicas ha permitido avanzar en el fortalecimiento de productos ya instituidos en materia turística. En lo que respecta al turismo gastronómico, que tiene por objeto impulsar, promover y desarrollar la oferta turística, se estrecharon alianzas con importantes escuelas gastronómicas del país.

En cuanto al programa de Posadas Turísticas durante el último año de gestión se logró incorporar 22 nuevas posadas turísticas de 18 localidades se sumaron a las 249 ya existentes. Y en cuanto a la plataforma digital del Registro Nacional de Turismo (Registur 2.0) se avanzó en la formalización del sector por medio de la innovación tecnológica con 178 nuevos prestadores turísticos inscritos.

Junto al BID la Senatur viene ejecutando las obras del Centro de Interpretación del Gran Chaco Americano en Filadelfia y el Centro de Información y Recepción de Visitantes en Teniente Primero Manuel Irala Fernández, la inversión en este caso asciende a 2.700.000 dólares y la construcción del circuito Vivencial Mundo Guaraní en Yguazú asciende a 3.200.000 dólares invertidos.

Paraguay ya cuenta actualmente con las primeras 64 empresas distinguidas que obtuvieron el sello de reconocimiento mediante el Sistema Nacional de Calidad Turística y mediante una mesa de conectividad liderada por la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac) se ha logrado captar nuevas aerolíneas, mayores frecuencias y vincular al país con nuevos destinos, de modo a posicionar los atractivos del país a nivel global.

Sigue leyendo

Edición

La desaceleración económica no afecta al boom inmobiliario

Publicado

en

El desarrollo inmobiliario sigue gozando de buena salud en el país y está al margen de los problemas económicos. Esto, a juzgar por la gran cantidad de nuevos edificios inaugurados o en construcción.

Lujosa. Torre Spano  se caracteriza por el alto nivel

El boom inmobiliario sigue muy vigente, principalmente en Asunción y las ciudades aledañas, a pesar de la desaceleración económica que afecta a otros sectores productivos o de consumo del país. Una muestra de que el desarrollo inmobiliario no cesa son los nuevos edificios de departamentos inaugurados recientemente en la capital y alrededores o que se encuentran en etapa de planeamiento y construcción.

Uno de los edificios concluidos es Torre Spano, un emprendimiento de la desarrolladora Roma Inmobiliaria, que ofrece departamentos residenciales en una estratégica ubicación, sobre la calle Guido Spano entre Manuel Talavera y Coronel Escurra, en el barrio Herrera.

La estructura de siete plantas cuenta con una inversión aproximada de USD 6,5 millones de dólares y fue galardonado a nivel internacional como Mejor Proyecto de Vivienda Vertical en el 2018, en los premios LADI de Panamá. Los interesados pueden acceder a las unidades en un promedio de USD 340.000, con variantes en cada nivel de piso.

para las mujeres. Hay emprendimientos inmobiliarios desarrollados para todos los targets, gustos y bolsillos, es así que a la arquitecta Paola Arias, de UrbanLab, se le ocurrió proyectar el edificio Serafina I, dirigido principalmente a las madres solteras, que estará ubicado en Luque. Con una inversión de USD 420.000, las obras se iniciarán en octubre y su culminación está prevista para dentro de ocho meses. El edificio contará con cinco pisos, tres de los cuales albergarán seis departamentos, una planta para estacionamientos y piso de abajo para servicios a la comunidad. El precio de una unidad de departamento es de USD 76.000 con la posibilidad de financiación a través de los bancos locales.

CAPITAL CHILENO. La desarrolladora paraguaya de capital chileno, Urban Domus, inauguró un nuevo emprendimiento inmobiliario afincado en una zona preferencial. Se trata del edificio Bosques de Villa Morra, una estructura vanguardista, que consta de 6 niveles y 36 departamentos de 3 y 2 habitaciones, con seis unidades por piso.

Con una inversión de USD 4.500.000 y dos años de construcción, este edificio es el segundo inaugurado por esta constructora. Solo restan tres unidades de dos dormitorios para la venta, a un precio de USD 110.000.

En Ycuá Satí. Otro proyecto a punto de concluir es el edificio Altamira, impulsado por Vinsoca Sur, ubicado en el barrio Ycuá Satí, con salida a Aviadores del Chaco, Madame Lynch y Santa Teresa. La inversión fue de USD 13 millones. Cuenta con 11 niveles; con 104 departamentos, tres pisos de estacionamiento, y una terraza en el nivel 10, con la mayoría de los amenities. UH

Sigue leyendo

Más popular