Conectate con nosotros

Edición

FMI compara a Paraguay con Suiza

Publicado

en

En los últimos 15 años, Paraguay ha sido una de las economías con crecimiento más rápido de Sudamérica, lo que ha permitido reducir los niveles de pobreza del país de un 58% en 2002 al actual 26%, según se destaca en un informe elaborado por los expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI), Bas Bakker y Natasha Che.

El crecimiento del PIB real fue de más de un 4,5% anual, muy superior al promedio de 1¾% correspondiente a América Latina en conjunto. Además, el ingreso per cápita aumentó de USD 1.300 en 2002 a casi USD 6.000 en 2018.

Sin embargo, mantener este crecimiento sólido podría resultar más difícil, puesto que los factores que apuntalaron el crecimiento en el pasado serán menos favorables en el futuro. Las políticas que impulsan la inversión y la productividad pueden ayudar a Paraguay a sostener el crecimiento inclusivo para las generaciones futuras.

Transformación económica

Los extraordinarios resultados del crecimiento han dejado huellas claras en Asunción, la capital de la nación. Han surgido resplandecientes edificios de apartamentos y ajetreados centros comerciales. Hoteles de estilo industrial elegante y nuevas sedes de empresas irradian una atmósfera cosmopolita. El crecimiento ha sido tan rápido que los embotellamientos de tráfico, poco comunes hace 15 años, ahora son una realidad cotidiana para los residentes de la ciudad.

Asimismo, si bien el ciclo económico de Paraguay solía seguir la tendencia de sus vecinos, durante la década pasada el país se ha vuelto mucho más resistente y ha continuado creciendo frente a una volatilidad y a shocks externos significativos. Cuando Brasil —uno de sus principales socios comerciales— sufrió una de sus más profundas recesiones en 2015 y 2016, Paraguay creció a una tasa de casi el 4%.

La razón del vigoroso crecimiento

Entonces, ¿por qué ha sido tan rápido el crecimiento, y qué perspectivas tiene de continuar?

En parte, el crecimiento sólido fue el resultado de una recuperación de una crisis anterior. A fines de los años 1990 y principios de los años 2000, Paraguay se vio afectado por una crisis bancaria, una recesión profunda y una depreciación aguda del tipo de cambio. Para 2003, los ingresos per cápita eran menores que en 1980.

La recuperación fue favorecida por un cambio de rumbo en las políticas económicas. En primer lugar, se restableció la estabilidad económica, con la ayuda de dos programas del FMI. Luego las políticas económicas se mantuvieron prudentes, incluso durante los buenos tiempos. La inflación y la volatilidad del tipo de cambio descendieron cuando el banco central comenzó a fijar metas de inflación. Se disminuyó el déficit fiscal y se redujo la deuda pública de un 52% del PIB en 2002 hasta alrededor del 20% del PIB en la actualidad. En 2015 entró en vigor una ley de responsabilidad fiscal con el fin de mantener bajos los déficits y la deuda. Como resultado, Paraguay evitó el ciclo de auge y caída que afectaba a otros países de la región.

El auge de los precios de la soja y otras materias primas agrícolas impulsó aún más el crecimiento. Los precios en dólares de las exportaciones de soja se triplicaron entre 2000 y 2014. Esto no solo originó un acentuado aumento de los valores de las exportaciones, sino que también desencadenó un considerable aumento de sus volúmenes, puesto que la inversión agrícola se volvió muy rentable. El auge de las exportaciones se propagó al resto de la economía gracias a una apreciación del tipo de cambio real, que impulsó los ingresos reales y la demanda interna.

El desafío de mantener un fuerte crecimiento

Mantener un crecimiento firme podría resultar más difícil, puesto que los factores que sustentaron el crecimiento en el pasado serán menos favorables en el futuro. En 2014, los precios de la soja llegaron a su nivel más alto y desde entonces han descendido en un tercio. Las tierras agrícolas destinadas a los cultivos principales se han duplicado en los últimos 15 años, y resultará difícil que se produzcan nuevos aumentos significativos.

Además, en gran medida, el crecimiento se ha originado en la utilización de más insumos en lugar de un uso más eficaz de ellos. El empleo ha crecido con rapidez, pero el crecimiento de la productividad se ha mantenido moderado.

Continuando con la transformación

Dado que es probable que el sector agrícola crezca con mayor lentitud que en el pasado, el crecimiento rápido solo continuará si otros sectores pueden progresar. El aspecto positivo es que están comenzando a surgir nuevos sectores exportadores, como las exportaciones de la industria manufacturera en virtud del régimen de maquila. No obstante, aún son reducidas. Las exportaciones no agrícolas y de energía no hidroeléctrica alcanzan solo el 7% de las exportaciones totales.

Hacer de Paraguay un destino de inversión más atractivo podría contribuir a acelerar la transformación. Como se analizó en la última evaluación económica para Paraguay y sus documentos de referencia adjuntos , una mejora del clima de negocios y de los indicadores de gobernanza facilitaría la diversificación y el crecimiento de la productividad. Serían de particular utilidad políticas que se centraran en mejorar la infraestructura de transporte, el Estado de derecho y la gobernanza, y la calidad de la educación.

Política fiscal

Algunas de las reformas costarán dinero. Los niveles de gasto público en Paraguay son bajos. Establecer nuevas prioridades en el gasto podría crear algunas posibilidades, puesto que la composición del gasto es desequilibrada, con una proporción importante destinada a los salarios. El aumento de los ingresos crearía un mayor margen para el gasto relacionado con las reformas y las necesidades de inversión. Las tasas de impuestos en Paraguay son bajas, pero los ingresos tributarios son aún más bajos de lo que se esperaría, dadas las tasas. La tasa del impuesto sobre las personas físicas es del 10%, pero la recaudación tributaria corresponde solo al 0,1% del PIB, como resultado de las exenciones y las deducciones. Sería de ayuda una reforma tributaria que se centrara en reducir las exenciones y las deducciones y en mejorar el cumplimiento tributario.

Cuando de política fiscal se trata, no solo es importante considerar el corto plazo, sino también los desafíos a más largo plazo. La población de Paraguay aún es joven. Sin embargo, dado que la población está envejeciendo gradualmente, en el futuro surgirán déficits elevados en el sistema de pensiones. Para evitar esto, sería más adecuado realizar ahora pequeños cambios en el sistema de pensiones (por ejemplo, un aumento moderado en la edad de jubilación) que grandes cambios en el futuro.

Hacia el futuro

Paraguay ha tenido un buen desempeño en los últimos 15 años. Se recuperó de una crisis anterior, se desacopló de sus vecinos más importantes y logró grandes avances en la reducción de la pobreza. Estos logros se vieron favorecidos por un cambio de rumbo en las políticas macroeconómicas, así como también por una escalada de precios de las materias primas agrícolas. Si sigue aplicando lo que ha funcionado bien (políticas macroeconómicas prudentes), implementando al mismo tiempo otras reformas que se centren en el lado de la oferta, es posible que continúe el crecimiento sólido.

Cuando la gente piensa en países pequeños, sin litoral y económicamente exitosos con mucha energía hidroeléctrica, suele pensar en Suiza. Sin embargo, si sus extraordinarios resultados económicos se mantienen, pronto la gente podrá pensar en Paraguay.

Sigue leyendo
Anuncio

Edición

Cepal confirma sombrío panorama económico para América Latina

Publicado

en

Comerciantes de Ciudad del Este esperan medidas que ayuden a mejorar la competitividad con respecto a las ciudades fronterizas con Brasil.FOTO:GUSTAVO GALEANO

Santiago, Chile | AFP | por Giovanna FLEITAS

América Latina crecerá apenas 0,1% durante 2019 y el próximo año lo hará 1,3%, completando su peor racha de expansión económica en siete décadas, en un escenario de «desaceleración generalizada» a nivel regional, dijo este jueves la Cepal.

El informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) destacó el contexto «particularmente complejo» de la región y redujo levemente también la proyección de expansión para el próximo año a 1,3% desde un 1,4% previsto en noviembre.

«Veintitrés de 33 países de América Latina y el Caribe (18 de 20 en América Latina) presentarán una desaceleración de su crecimiento durante 2019, mientras que 14 naciones anotarán una expansión de 1% o menos al finalizar el año», señaló la Cepal, un organismo técnico de las Naciones Unidas con sede en Santiago.

Las proyecciones de crecimiento para 2020 se mantendrán bajas, en torno al 1,3% para la región en su conjunto, señala la #CEPAL en su #BalancePreliminar de las Economías de América Latina, dado a conocer hoy en #Santiago de #Chile.

La región acusa el golpe de una «desaceleración en la demanda interna», que se acompaña por una baja demanda agregada externa y mercados financieros internacionales «más frágiles», a lo que se suman «las crecientes demandas sociales y las presiones por reducir la desigualdad y aumentar la inclusión social», como el caso de las protestas sociales que emergieron en países como Chile y Colombia.

La zona más afectada es América del Sur, que «entra de nuevo a una tasa negativa» de crecimiento, según alertó Alicia Bárcena, secretaria Ejecutiva de Cepal, en alusión a la contracción de 0,1% que registrará la subregión este año, arrastrada por Venezuela (-25,5%) y Argentina (-3%).

En tanto, Brasil, la mayor economía regional, registraría una tibia expansión de 1%, mientras que Chile crecerá apenas 0,8%, afectado por la crisis social que comenzó a mediados de octubre, minando las actividades del comercio y los servicios.

América Central y México crecerán por su parte apenas 0,5% este año, con el gigante norteamericano con nula variación, en una región donde Nicaragua firmará una contracción de 5,3%.

Bárcena resaltó que el panorama macroeconómico de los últimos años propició una «disminución del producto interno bruto (PIB) per cápita, una caída de la inversión, una baja en el consumo per cápita, menores exportaciones y un sostenido deterioro en la calidad del empleo».

En este escenario, el PIB de la región se completará una contracción de 4% entre 2014 y 2019, completando el menor crecimiento para las economías de América Latina y el Caribe en las últimas siete décadas.

Paraguay

Paraguay es parte de un grupo de países (Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Venezuela), exportadores de materias primas, donde las exportaciones se han contraído y el déficit de la cuenta corriente ha empeorado .

La caída del turismo emisor argentino afecta muy negativamente a algunos destinos regionales como el Uruguay, Chile y el Paraguay, dada la alta afluencia de turistas argentinos a sus sectores turísticos; así, los ingresos por turismo receptor de estos tres países caen un 18% (al segundo trimestre de 2019), un 11% (al tercer trimestre) y un 9% (al segundo trimestre), respectivamente.

El Paraguay enfrentó factores climáticos adversos que afectaron su producción agrícola (soya), la construcción y la generación de energía y redundaron en una contracción de la economía del -2,6% en el primer semestre de 2019, que debería compensarse en la segunda mitad del año.

La tendencia creciente de los niveles de endeudamiento en América Latina se ve impulsada por un grupo de países conformado por Costa Rica, el Ecuador, el Paraguay, Guatemala, la República Dominicana, el Uruguay, el Perú y el Brasil. Estos países mantienen una trayectoria al alza de la deuda sobre el producto.

La economía paraguaya está entre las nueve que vieron depreciar sus monedas en términos reales en este período. En América del Sur además se depreciaron las monedas de Chile, Colombia, el Ecuador y el Uruguay, mientras que en Centroamérica se depreciaron las de El Salvador, Panamá y la República Dominicana.

23 de 33 países de América Latina y el Caribe presentarán una desaceleración de su #crecimientoeconómico durante 2019, mientras que 14 naciones anotarán una expansión de 1% o menos al finalizar el año. Revisa las cifras de la #CEPAL por país. https://bit.ly/2YLl3KD 

Ver imagen en Twitter

Tibia expansión en 2020

Para el próximo año, la Cepal prevé que las economías de Caribe seguirán liderando el crecimiento, con un avance de 5,6%, mientras que Venezuela -inmersa en una profunda crisis política y económica que parece no tener fin- continuará en cifras negativas, con una contracción esperada del 14%.

Argentina -que estrenó gobierno esta semana con el ascenso del izquierdista Alberto Fernández, sucesor del derechista Mauricio Macri- tampoco escapará a la crisis y se contraerá 1,4%.

En tanto, Brasil firmaría una expansión de 1,7% en 2020 y México crecería 1,3%.

«Ante este escenario, la región no aguanta políticas de ajuste y requiere de políticas para estimular el crecimiento y reducir la desigualdad», alertó Bárcena, en la rueda de prensa en que se reveló el informe económico.

Para la funcionaria las condiciones actuales de la economía latinoamericana obligan a los gobiernos a centrarse en la reactivación de crecimiento y en responder a las «crecientes demandas sociales», que se multiplican en la región y el mundo.

Reactivar la actividad económica con un mayor gasto público en inversión y políticas sociales, es la receta que entrega la Cepal ante las demandas sociales que deben ser respondidas con “esfuerzos redistributivos de corto plazo que deben completarse con aumentos en la provisión y calidad de bienes y servicios públicos”, completó el organismo. LN

Sigue leyendo

Edición

Desempeño agrícola influirá en el tipo de cambio para el 2020

Publicado

en

El comportamiento de monedas histórica­mente estables como el peso chileno está mos­trando signos de debilidad. Dentro de la región, el país con mayores problemas es Argentina, que lleva acumu­lado dentro de los 11 meses del año una devaluación de casi el 60%. Después le sigue el peso uruguayo con un 17%; el peso chileno con un 16%, y Paraguay está dentro de un pelotón con el real y el peso colombiano en torno al 8–9%, menciona Basa Capital. En ese sentido, resalta que el des­empeño agrícola influirá en el tipo de cambio para el 2020.

La moneda más fortalecida de la región (o la menos deva­luada) es el sol peruano con 1%. Paraguay está aguan­tando una coyuntura nega­tiva importante gracias a los fundamentos macroeconó­micos sólidos que tiene el país, enfatiza.

“Si bien en Paraguay tuvi­mos un año complicado y un ingreso bastante menor de divisas, el Banco Central del Paraguay supo mane­jar la situación y mantiene al guaraní en niveles de 6.430–6.480 aproximada­mente. Existe una presión de la región que está pasando por contexto adverso, con todas las monedas deva­luando, por lo cual eviden­temente la competitividad del producto paraguayo se resiente”, añade el reporte. Dentro de esa coyuntura, el guaraní viene desenvolvién­dose dentro de los parámetros esperados: una devaluación cercana al 9%, que no tiene un mayor impacto en la infla­ción hasta ahora. “Creemos que esa va a ser la tendencia para la semana que viene, ver el dólar–guaraní fluctuando entre niveles de G. 6.440 y G. 6.480, siempre por debajo de los G. 6.500”, explica.

A mitad de febrero se prevé la cosecha de soja, que es uno de los principales rubros de exportación que tiene el país. Los envíos generaron en el 2019 más de mil millones de dóla­res menos, es decir, se tuvo US$ 1.100 millones menos de ingreso en comparación al 2018 en este rubro. Enton­ces, iniciando con un buen año agrícola ya vamos a tener una perspectiva de lo que va a ser el 2020. Todos esperamos que el comportamiento vuelva a nive­les normales, y que no volva­mos a tener una sequía, alega. LN

Sigue leyendo

Edición

Portugueses quieren invertir en Hernandarias

Publicado

en

Noelia Duarte
Corresponsal CDE

Existe intereses de industriales portugueses de instalarse en la ciudad de Hernandarias y un grupo de empresarios ya estuvo reuniéndose con el intendente Rubén Rojas. Esto se da luego de los contactos realizados por la Agencia de Desarrollo e Integración de la Región de Itaipú (ADIRI) junto a la Cámara de Comercio Paraguayo – Portuguesa.

Justamente, Juan Barboza, titular de Adiri, estuvo por Lisboa y realizó los contactos que ahora se están encaminando. Estuvieron por Hernandarias, Joaquim Almeida, representante de una empresa textil que busca instalarse en la zona industrial de la ciudad y apoyar en la producción de algodón para tener materia prima propia.

Aquaport Group es otro grupo inversor que está realizando el estudio en la localidad esteña y habló con el intendente sobre un plan de provisión de agua potable y alcantarillado para el municipio, con proyección para las demás ciudades principales del Alto Paraná.

“Hemos firmado una carta intención con la empresa para que vengan a explorar la zona, traerán sus técnicos y vamos a ver si logramos avanzar en este plan que es bastante ambicioso”, explicó el intendente de Hernandarias.

De concretarse la instalación de esta empresa seremos el primer municipio del país en tener una planta de tratamiento y saneamiento de agua para su distribución a nivel local y las ciudades vecinas.

El representante del grupo de empresarios, Paulo Oliveira, expuso los diferentes servicios en cuanto a soluciones ambientales que traerían desde el mercado portugués y otros países en la gestión de prestación de servicios en soluciones ambientales para un futuro mejor.

También está un grupo del sector de la construcción civil, que ya se instaló en Hernandarias, y que planea construir un edificio de dos torres buscando ser uno de los mayores del país, con apartamentos, oficinas y con vista a la costanera de la capital continental de la energía.

Las ventajas

El jefe comunal hernandariense detalló las ventajas que tienen los inversores para instalarse en ese distrito. Una de ellas es la zona industrial donde se dispone de al menos cinco mil hectáreas para desarrollar sus plantas fabriles y de ahí exportarlas o venderlas internamente, de acuerdo régimen de comercio con que se establezca.

También mencionó a la subestática de la Administración Nacional de Electricidad (Ande), inaugurada el año pasado, con una inversión de US$ 26 millones que cuenta con tramo lineal de 220 mil voltios, además de su interconexión con la subestación de Hernandarias.

Están preparadas para quitar siete líneas de distribución y actualmente funcionan solo dos. Se asegura la provisión de energía permanente en la zona del área industrial de Hernandarias para evitar interrupciones del servicio que puedan afectar la producción. 5dias

Sigue leyendo

Más popular