Conectate con nosotros

Edición

Encaminarnos hacia un mundo donde haya más cooperación

Publicado

en

Dado que el mundo es ahora más interdependiente que nunca, los países pueden conseguir muchos logros cuando aúnan esfuerzos.

Los países cooperan si consideran que ello redunda en su propio interés, tanto desde el punto de vista económico como político. La cooperación mundial después de la Segunda Guerra Mundial —en el contexto de un sistema de normas, principios compartidos e instituciones— ha permitido lograr importantes avances económicos y sociales y ha sacado a millones de personas de una situación desesperada de pobreza. Y cuando los países se unieron hace 10 años para coordinar sus políticas macroeconómicas, lograron que la Gran Recesión no se convirtiera en otra Gran Depresión. La primera cumbre de líderes del Grupo de los 20, celebrada en noviembre de 2008, que congregó a las principales economías avanzadas y grandes economías emergentes, como Brasil, China e India, simbolizó un espíritu de cooperación que revestía urgencia. Sin duda es mucho lo que los países pueden lograr cuando trabajan mancomunadamente.

Y aun así, en un momento en que la economía mundial es más compleja que nunca y enfrenta muchos desafíos comunes, las naciones del mundo se muestran menos dispuestas a actuar de manera colectiva. El sistema de cooperación mundial está sometido a tensiones.

Hay razones comprensibles para que la gente cuestione si hoy la cooperación internacional sigue siendo beneficiosa. La desigualdad económica dentro de cada país se está ampliando, especialmente en las economías avanzadas. Algunos hogares se han visto poco beneficiados por el crecimiento económico, y muchas comunidades han perdido empleos e industrias enteras. Por eso, los votantes están más dispuestos a escuchar cuando los políticos afirman que las interacciones mundiales impiden resolver los problemas internos.

Pero dejar de participar en la cooperación internacional sería un error, y volvería a crear algunas de las condiciones que dieron origen a crisis anteriores. Sin embargo, las políticas basadas en la cooperación solo pueden materializarse si cuentan con apoyo político interno. En consecuencia, los países se retraerán y saldrán perdiendo a menos que los gobiernos puedan demostrar ante los votantes los beneficios concretos que reporta la cooperación internacional.

La cooperación internacional bajo tensión

Dos son los factores principales que han menoscabado la confianza de la gente en los beneficios de la cooperación económica.

En primer lugar, si bien la innovación tecnológica y la expansión del comercio mundial han contribuido a reducir extraordinariamente la desigualdad entre las personas que viven en diferentes países, también son parte de las razones por las que, internamente, hay una mayor desigualdad en muchas economías avanzadas. A los ojos del público, la mayor parte de la culpa parece recaer en el comercio exterior, lo cual lleva a la gente a dudar de expandir el comercio a través de una mayor integración económica.

En segundo lugar, debido al éxito mismo de la cooperación internacional desde la Segunda Guerra Mundial, la proporción de la actividad económica mundial que tiene lugar en las economías avanzadas de Europa, Estados Unidos y Japón se ha ido reduciendo, al tiempo que ha aumentado la de los mercados emergentes.

El gráfico ilustra esta sorprendente evolución desde 1950. Los beneficios que Estados Unidos y otras economías avanzadas obtienen al promover bienes públicos mundiales, como el comercio internacional, deben compartirse cada vez más con otros países.

Esto podría ayudar a explicar por qué el éxito de la globalización y la cooperación internacional impulsadas por Estados Unidos en cuanto a promover el comercio y elevar el ingreso per cápita en todo el mundo, paradójicamente ha debilitado el apoyo público a la cooperación dentro de Estados Unidos y de otras economías avanzadas. En el mundo multipolar de hoy es más difícil mantener la cooperación.

La perenne necesidad de cooperación mundial

A pesar de estas dificultades, los países necesitan más, y no menos, multilateralismo. ¿Por qué? Porque el mundo se ha vuelto más interdependiente que nunca.

Para empezar, la revolución de la información ha multiplicado las conexiones y acrecentado la complejidad en todo el mundo. Las ideas fluyen por todas partes. A través de las cadenas mundiales de suministro la producción está cada vez más internacionalizada, dado que los países dependen cada vez más de insumos extranjeros para sus propias exportaciones.

La lista de problemas compartidos es abrumadora: cambio climático, reducción de la biodiversidad, riesgo de pandemias y superbacterias, escasez de agua potable, degradación de los océanos, ciberdelincuencia, terrorismo, migraciones a gran escala y evasión de impuestos.

Las fronteras nacionales no detienen estos desafíos, por lo cual es preciso que los países cooperen.

Nuestro mundo también se ve llamado a unirse ante algunas formas de comercio socialmente dañinas, como el tráfico de personas, de estupefacientes y de armas, así como ante el flujo transfronterizo anónimo de fondos malhabidos. Una vez más, las autoridades nacionales no pueden encontrar solas las soluciones. Es vital la acción colectiva.

Lograr mayor apoyo

Considerando lo antedicho, los gobiernos resistirán la tentación de adoptar políticas que antepongan el interés nacional a todo solo si la cooperación logra concitar un amplio apoyo público. Y ese apoyo solo se logrará si se ve en la cooperación internacional un medio para aplacar las preocupaciones legítimas, compartidas por amplios sectores, en torno a los costos de la globalización. De lo contrario, es más probable que los votantes caigan presa del canto de sirena de líderes políticos que pregonan la autosuficiencia.

Esto significa que todos los gobiernos deben asegurarse de que las políticas ayuden a los afectados por las dislocaciones, ya sea que se deriven del comercio exterior o de avances tecnológicos. También implica promover políticas que reduzcan la desigualdad, amplíen las oportunidades económicas a través de la inversión en la gente, aumenten la transparencia de los gobiernos (sobre todo de los sistemas tributarios) y limiten la corrupción

En los últimos años, el FMI se ha centrado cada vez más en estas cuestiones en todos los aspectos del asesoramiento que proporciona a los países.

Lograr que haya respaldo a la cooperación también requerirá cierto grado de humildad. Lejos están aquellos impetuosos días de la posguerra, cuando los países renunciaron formalmente a algunos elementos de su soberanía, incluida la soberanía sobre el tipo de cambio. Los instrumentos más importantes de la cooperación se basarán, no ya en una legislación rígida o en obligaciones asumidas en tratados legamente vinculantes, sino en normas “blandas”, por las cuales los países convengan colectivamente en aplicar prácticas óptimas, como los Principios Básicos de Basilea que rigen la regulación bancaria.

La cooperación mundial ha sido fundamental para la extraordinaria expansión del bienestar y las oportunidades en los últimos 70 años. Ahora debe producir resultados a fin de abordar los desafíos del siglo XXI. Para superar estos desafíos se necesitarán nuevas modalidades de cooperación, una mejor comunicación y una agenda mundial de políticas que tenga amplio respaldo del público.

En pocas palabras, el mundo necesita un nuevo multilateralismo.
LA NACION

Sigue leyendo
Anuncio

Edición

Ministro del Interior asume el cargo con compromiso por el diálogo para la estabilidad política

Publicado

en

14 octubre, 20193

Foto Agencia IP.

Asunción, IP.- El nuevo ministro del Interior, Euclides Acevedo, juró este lunes por la tarde como nuevo titular de la cartera y asumió el compromiso de reforzar el diálogo con todos los sectores sociales y políticos para la estabilidad.

Acevedo señaló que la principal indicación del presidente Mario Abdo fue la de mantener la estabilidad política para el crecimiento económico, al igual que hacer uso de todas las prerrogativas de su cargo para continuar en la lucha contra el crimen organizado.

Al finalizar el acto, el nuevo ministro señaló que recurrirá al diálogo, tanto con fuerzas policiales como autoridades del Ministerio del Interior y actores políticos, para concertar alguna modificación a nivel interno, sea en autoridades, o incluso reformas internas.

Agregó también que cualquier intención de modificar el rol de la Policía requiere de la participación de la sociedad civil para lograr cambios profundos en la estructura policial.

También se refirió a un diálogo con la Comandancia de la Policía Nacional para fortalecer los procesos de selección de nuevos agentes con integridad. Indicó que el personal humano es el principal activo con el que cuenta la institución, pero también trabajará por paliar necesidades en cuanto a insumos y elementos para la labor policial.

Otro punto de diálogo será sobre la presencia de policías en instituciones públicas y a protección de autoridades, de manera a racionalizar el personal, indicó Acevedo.

Acevedo asumió el cargo en reemplazo de Juan Ernesto Villamayor, quien será el nuevo jefe de Gabinete Civil, de acuerdo al Decreto 2.684/19 dado a conocer en la fecha.Compartir:

Sigue leyendo

Edición

Villamayor trabajará por una mayor interacción entre ministros

Publicado

en

14 octubre, 201927

Juan Ernesto Villamayor confirmó que asumirá como jefe de Gabinete Civil de la Presidencia. Foto Agencia IP

Asunción, IP.- El nuevo jefe de Gabinete Civil de la Presidencia, Juan Ernesto Villamayor, anunció que trabajará por una mayor interacción entre los ministros, de tal forma a responder a los lineamientos del presidente de la República, Mario Abdo Benítez.

Juan Ernesto Villamayor se reunió este lunes con el presidente Abdo Benítez y a su salida de Palacio de Gobierno confirmó que ocupará la jefatura del Gabinete Civil, dejado por Julio Ullón.

En ese sentido dijo estar «encantado de trabajar en el Gabinete Civil con el presidente de la República», destacando que asumirá el cargo «sin ningún inconveniente”.

Respecto a sus principales desafíos, mencionó que coordinará primeramente las tareas del Gabinete y posteriormente trabajará de cerca con los ministros con el objetivo de asegurar la interacción entre todos para responder al proyecto del jefe de Estado.

Si bien el nombre de Villamayor ya sonaba como reemplazante de Ullón, reconoció que la interpelación frenó su designación, debido a que el mismo tenía que contestar las preguntas de los parlamentarios sobre cuestiones relacionadas a la seguridad.

En otro momento el hombre de confianza del mandatario, afirmó estar totalmente de acuerdo con la designación de Euclides Acevedo, quien jurará este lunes a las 16:00 como nuevo ministro del Interior en Palacio de Gobierno.

Respecto a su gestión al frente de la cartera del Interior, destacó los avances concretados en el último año, no obstante mencionó que falta mucho por hacer en el Ministerio del Interior, principalmente en lo relacionado a la seguridad en el norte del país.

En ese orden citó la necesidad de restructurar la Policía Nacional para que recupere la confianza ciudadana. “No podemos dejar de tener en cuenta que la Policía está abandonada hace más de 30 años”, aseguró.

Por otro lado informó que el decreto de su designación está en proceso y que el mismo estaría asumiendo una vez que lo haga Acevedo. “La ejecución del decreto guarda relación con que el nuevo ministro del Interior asuma al cargo”, subrayó finalmente.

Sigue leyendo

Edición

Barrera del dólar está a punto de “sucumbir” por la demanda

Publicado

en

El dólar en Paraguay registró una fuerte presión en el mercado, tanto minorista como mayo­rista, presionado intensa­mente por demanda interna, sumados a factores exógenos. La barrera histórica del mer­cado mayorista o interbanca­rio está a punto de “sucum­bir”, de acuerdo a análisis de Basa Capital.

El par dólar-guaraní conti­núa en zona de 6.400/6.450 guaraníes por unidad. La persistente e insatisfecha demanda tanto para transac­ciones de tipo contado como a plazo y, que se podrían inten­sificar la próxima semana, sigue presionando diaria­mente al Banco Central del Paraguay (BCP), que hasta ahora logra resistir el nivel entre G. 6.410/G. 6.430 y que corresponde a precios del mercado mayorista de transferencia.

“Ubicamos soportes o pisos en G. 6.350, G. 6.300 mientras que las resistencias o techos situa­mos en G. 6.450 y G. 6.800. El gráfico de Reuters muestra al par dólar-guaraní de los últi­mos 20 años, donde se observa claramente al nivel 6.400 como resistencia histórica y que fue testeado en agosto del 2003, febrero del 2005, mayo del 2019 y octubre del 2019”, explica el comentario realizado por la casa de bolsa.

El tipo de cambio de referen­cia, publicado por el Banco Central del Paraguay, abre esta semana en G. 6.409 por unidad, mientras que el mer­cado cambiario registró la cotización de G. 6.330 por venta minorista, el mayor precio de los últimos 5 meses, casi el techo máximo de los G. 6.370 registrado en mayo pasado.

El economista Aníbal Insfrán explicó que no existe un esce­nario para que la cotización supere este nivel. “Simple­mente hay una demanda un poco mayor de la esperada y no hay cobertura suficiente, el BCP está vendiendo casi normal US$ 5 millones al día y entonces esta mayor demanda no se está cubriendo con oferta de dólares”, expresó el especialista.

Agregó que al parecer algu­nos agentes se están posi­cionando en la moneda nor­teamericana y por eso que se ubicó en este punto. A nivel mundial, el dólar cerró al alza con la mirada puesta en la guerra comercial, atento con los dichos de miembros de la Reserva Federal que comentaron que se debe­ría ser paciente al evaluar si reduce las tasas de interés y la fortaleza del consumidor estadounidense será clave, según acotó el presidente, Eric Rosengren. LN

Sigue leyendo

Más popular