Conectate con nosotros

Edición

Encaminarnos hacia un mundo donde haya más cooperación

Publicado

en

Los países cooperan si consideran que ello redunda en su propio interés, tanto desde el punto de vista económico como político. La cooperación mundial después de la Segunda Guerra Mundial —en el contexto de un sistema de normas, principios compartidos e instituciones— ha permitido lograr importantes avances económicos y sociales y ha sacado a millones de personas de una situación desesperada de pobreza. Y cuando los países se unieron hace 10 años para coordinar sus políticas macroeconómicas, lograron que la Gran Recesión no se convirtiera en otra Gran Depresión. La primera cumbre de líderes del Grupo de los 20, celebrada en noviembre de 2008, que congregó a las principales economías avanzadas y grandes economías emergentes, como Brasil, China e India, simbolizó un espíritu de cooperación que revestía urgencia. Sin duda es mucho lo que los países pueden lograr cuando trabajan mancomunadamente.

Y aun así, en un momento en que la economía mundial es más compleja que nunca y enfrenta muchos desafíos comunes, las naciones del mundo se muestran menos dispuestas a actuar de manera colectiva. El sistema de cooperación mundial está sometido a tensiones.

Hay razones comprensibles para que la gente cuestione si hoy la cooperación internacional sigue siendo beneficiosa. La desigualdad económica dentro de cada país se está ampliando, especialmente en las economías avanzadas. Algunos hogares se han visto poco beneficiados por el crecimiento económico, y muchas comunidades han perdido empleos e industrias enteras. Por eso, los votantes están más dispuestos a escuchar cuando los políticos afirman que las interacciones mundiales impiden resolver los problemas internos.

Pero dejar de participar en la cooperación internacional sería un error, y volvería a crear algunas de las condiciones que dieron origen a crisis anteriores. Sin embargo, las políticas basadas en la cooperación solo pueden materializarse si cuentan con apoyo político interno. En consecuencia, los países se retraerán y saldrán perdiendo a menos que los gobiernos puedan demostrar ante los votantes los beneficios concretos que reporta la cooperación internacional.

La cooperación internacional bajo tensión

Dos son los factores principales que han menoscabado la confianza de la gente en los beneficios de la cooperación económica.

En primer lugar, si bien la innovación tecnológica y la expansión del comercio mundial han contribuido a reducir extraordinariamente la desigualdad entre las personas que viven en diferentes países, también son parte de las razones por las que, internamente, hay una mayor desigualdad en muchas economías avanzadas. A los ojos del público, la mayor parte de la culpa parece recaer en el comercio exterior, lo cual lleva a la gente a dudar de expandir el comercio a través de una mayor integración económica.

En segundo lugar, debido al éxito mismo de la cooperación internacional desde la Segunda Guerra Mundial, la proporción de la actividad económica mundial que tiene lugar en las economías avanzadas de Europa, Estados Unidos y Japón se ha ido reduciendo, al tiempo que ha aumentado la de los mercados emergentes.

El gráfico ilustra esta sorprendente evolución desde 1950. Los beneficios que Estados Unidos y otras economías avanzadas obtienen al promover bienes públicos mundiales, como el comercio internacional, deben compartirse cada vez más con otros países.

Esto podría ayudar a explicar por qué el éxito de la globalización y la cooperación internacional impulsadas por Estados Unidos en cuanto a promover el comercio y elevar el ingreso per cápita en todo el mundo, paradójicamente ha debilitado el apoyo público a la cooperación dentro de Estados Unidos y de otras economías avanzadas. En el mundo multipolar de hoy es más difícil mantener la cooperación.

La perenne necesidad de cooperación mundial

A pesar de estas dificultades, los países necesitan más, y no menos, multilateralismo. ¿Por qué? Porque el mundo se ha vuelto más interdependiente que nunca.

Para empezar, la revolución de la información ha multiplicado las conexiones y acrecentado la complejidad en todo el mundo. Las ideas fluyen por todas partes. A través de las cadenas mundiales de suministro la producción está cada vez más internacionalizada, dado que los países dependen cada vez más de insumos extranjeros para sus propias exportaciones.

La lista de problemas compartidos es abrumadora: cambio climático, reducción de la biodiversidad, riesgo de pandemias y superbacterias, escasez de agua potable, degradación de los océanos, ciberdelincuencia, terrorismo, migraciones a gran escala y evasión de impuestos.

Las fronteras nacionales no detienen estos desafíos, por lo cual es preciso que los países cooperen.

Nuestro mundo también se ve llamado a unirse ante algunas formas de comercio socialmente dañinas, como el tráfico de personas, de estupefacientes y de armas, así como ante el flujo transfronterizo anónimo de fondos malhabidos. Una vez más, las autoridades nacionales no pueden encontrar solas las soluciones. Es vital la acción colectiva.

Lograr mayor apoyo

Considerando lo antedicho, los gobiernos resistirán la tentación de adoptar políticas que antepongan el interés nacional a todo solo si la cooperación logra concitar un amplio apoyo público. Y ese apoyo solo se logrará si se ve en la cooperación internacional un medio para aplacar las preocupaciones legítimas, compartidas por amplios sectores, en torno a los costos de la globalización. De lo contrario, es más probable que los votantes caigan presa del canto de sirena de líderes políticos que pregonan la autosuficiencia.

Esto significa que todos los gobiernos deben asegurarse de que las políticas ayuden a los afectados por las dislocaciones, ya sea que se deriven del comercio exterior o de avances tecnológicos. También implica promover políticas que reduzcan la desigualdad, amplíen las oportunidades económicas a través de la inversión en la gente, aumenten la transparencia de los gobiernos (sobre todo de los sistemas tributarios) y limiten la corrupción

En los últimos años, el FMI se ha centrado cada vez más en estas cuestiones en todos los aspectos del asesoramiento que proporciona a los países.

Lograr que haya respaldo a la cooperación también requerirá cierto grado de humildad. Lejos están aquellos impetuosos días de la posguerra, cuando los países renunciaron formalmente a algunos elementos de su soberanía, incluida la soberanía sobre el tipo de cambio. Los instrumentos más importantes de la cooperación se basarán, no ya en una legislación rígida o en obligaciones asumidas en tratados legamente vinculantes, sino en normas “blandas”, por las cuales los países convengan colectivamente en aplicar prácticas óptimas, como los Principios Básicos de Basilea que rigen la regulación bancaria.

La cooperación mundial ha sido fundamental para la extraordinaria expansión del bienestar y las oportunidades en los últimos 70 años. Ahora debe producir resultados a fin de abordar los desafíos del siglo XXI. Para superar estos desafíos se necesitarán nuevas modalidades de cooperación, una mejor comunicación y una agenda mundial de políticas que tenga amplio respaldo del público.

En pocas palabras, el mundo necesita un nuevo multilateralismo. LA NACION

Sigue leyendo
Anuncio
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Edición

Fanpage que difunde guaraní y educa sobre su uso consigue miles de likes

Publicado

en

Fanpage que difunde   guaraní y  educa  sobre   su uso consigue miles de  likes

No es mitãkuéra, mucho menos mitakuéra; es mitãnguéra (Los niños). No es nde rendápe, es ne rendápe (junto a ti). La forma correcta es ka’a he’ê y no kaa hee como se suele escuchar.

Estas son algunas de las aclaraciones o correcciones que la fanpage en Facebook Curiosidades de la lengua guaraní comparte con informaciones relacionadas a la lengua guaraní como historia, evolución, uso oral y escrito, en sus distintos niveles y registros.

“Las publicaciones son como cápsulas breves, fáciles de digerir, pero con rigor lingüístico”, comenta el administrador de la página Arnaldo Casco Villalba, un hablante nativo del guaraní que desde hace unos años milita en el compromiso de difundir y fortalecer el segundo idioma del país.

El objetivo de esta fanpage –que en menos de cuatro meses y con más de 50. 000 likes– es divulgar toda la riqueza de esta lengua, despertar la curiosidad y la sensibilidad de la gente hacia ella y ganar más interesados en aprenderla, sin importar clase social, nacionalidad, preparación, según relata.

Casco difundía informaciones en su cuenta personal en Facebook y notó que tenían buena repercusión, entonces creó el 28 de marzo una página exclusiva y así, sin ningún pautaje publicitario, la fanpage fue creciendo día a día. Son tres tipos de contenidos los que más repercusiones generan, explica Casco. Los temas positivos sobre la historia del guaraní, las peculiaridades o fenómenos distintivos muy propios de la lengua y contenidos que reflejan el uso actual del guaraní son los más populares. “Pareciera ser que si se identifican con el contenido, genera la repercusión positiva”.

Estos contenidos divulgados en la página son del agrado de su administrador, a quien le interesa abarcar todos los aspectos posibles en cuanto a información se refiera sobre este idioma. Reconoce que el tema de su mayor interés es el fenómeno de interferencia lingüística que se genera entre el guaraní y el castellano.

“Entender y explicar este encuentro sistemático de ambas lenguas es apasionante para mí”.

La buena receptividad de la gente, que se refleja en los posteos compartidos y en la interacción en la caja sorprenden, sobre todo, porque comenta Caso, decenas de personas, del país y del exterior, le escriben diariamente agradeciendo por la iniciativa y expresando lo útil que les es la página para ir aprendiendo el idioma.

Sigue leyendo

Edición

Puente Bioceánico marcará una nueva era para la región, afirman los gobernadores

Publicado

en

Asunción, IP.- La construcción del Puente Internacional Bioceánico sobre el río Paraguay, que unirá las localidades de Carmelo Peralta, Paraguay, con Puerto Murtinho, Brasil, representa el inicio de una nueva era para esta región donde se concentra gran parte de la producción agropecuaria de ambos países.

Así lo expresaron los gobernadores, tanto el de Alto Paraguay, José Domingo Ocampo, como el de Mato Grosso do Sul, Reinaldo Azambuja, quienes pusieron de resalto la importancia del nuevo paso que abrirá una ruta que conectará las costas del Atlántico con el Pacífico, informó la Itaipu Binacional.

“Hoy es un día histórico para nuestro departamento, con este emprendimiento, con estas inversiones que van a llegar al Alto Paraguay. A partir de hoy llega el verdadero desarrollo para nuestra región. Vamos a tener caminos de todo tiempo, un puente internacional y creemos que es una decisión muy acertada de los gobiernos del Brasil como de Paraguay, pues considero que hoy empieza el despegue real de nuestro departamento”, afirmó el gobernador de Alto Paraguay, José Domingo Ocampo.

Agregó que lo importante es que la obra pueda empezar lo más pronto posible. “Yo tengo el orgullo de que esta obra va a empezar y terminar bajo mi gobierno, por eso es una gran responsabilidad y estamos muy contentos”, apuntó el jefe departamental.

Foto: Itaipu

Si bien es un departamento con muchas necesidades, con varios inconvenientes, este nuevo emprendimiento del Gobierno Nacional y la Itaipu, va a dinamizar la región, trayendo el anhelado progreso para todos.

Asimismo, mencionó que su departamento se caracterizó siempre por tener una gran actividad ganadera, que es su principal fuente de ingresos, ya que está proveyendo casi el 30% de la producción del país y de la exportación cárnica, por lo tanto es un departamento rico en ese aspecto y a partir de ahora esperan poder atraer otro tipo de inversiones para traer más desarrollo, sentenció.

La nueva pasarela internacional será financiada por la Itaipu Binacional y demandará una inversión de aproximadamente 75.000.000 de dólares. Su construcción generará unos 1.000 empleos directos y estará a cargo de empresas paraguayas.

Conforme a lo manifestado por los directores generales de la Binacional, José Alberto Alderete y Joaquim Silva e Luna, en el acto donde se oficializó el llamado a  licitación para estudios de factibilidad y diseño de ingeniería del puente, se estima su inauguración en abril de 2023.

Obra importante para el desarrollo de la región

Por su parte, el gobernador de Mato Grosso do Sul, Reinaldo Azambuja, dijo que es una de las obras más importantes, por el momento actual de la región, ya que estará proporcionando la conexión desde el Brasil con el Pacífico y los países andinos; así como con el norte de Paraguay que tiende a desarrollarse mucho más, pasando por Argentina, Chile y Bolivia.

“Toda la producción surmatogrosense pasará a contar con una alternativa logística, extremadamente importante; sin dejar de mencionar el aspecto de la integración cultural misma, que también es muy clave”, señaló.

Indicó que con este puente, se estarían ahorrando casi 17 días, lo que implica una mayor competitividad para los productos de la zona. Existe la convicción de que esta bioceánica será un arco divisor, en referencia a la relación no solo entre los países, más, en especial, para Mato Grosso do Sul, que corta entero el Estado y da un acceso muy importante para el Pacífico, insistió.

Sigue leyendo

Edición

Exagerar con la fruta puede hacer mal

Publicado

en

Bebemos un jugo de naranja por la mañana, nos comemos una banana en la pausa y nos preparamos un licuado para terminar el día. ¿Hay algo más sano que eso? No, en principio no. Comer dos manzanas por día siempre se mejor que caer en la barra de chocolate para acompañar el café. Pero si exageramos con la cantidad de fruta, ingerimos demasiados azúcares.

«La fruta también puede ser perjudicial para la salud», explica el médico Carsten Lekutat al advertir sobre la cantidad de azúcar que contiene la fruta. «La fructosa no deja de ser azúcar, con todos los problemas que eso conlleva», sostiene el doctor.

El hígado graso, que puede llegar a derivar en enfermedades severas, lleva a la mayoría a pensar en una ingesta desmedida de alcohol. Y es cierto, el consumo fuerte de alcohol puede generar estos problemas, pero entre un 20 y un 30 por ciento de los casos no son culpa del vino y la cerveza, sino, por ejemplo, por el gran consumo de fructosa, escribe Lekutat en un libro publicado sobre este tema.

¿Entonces sólo es bueno comer verdura? ¿O al final sí es mejor darse el gusto con el chocolate? No, eso no, señala el médico. En realidad el problema suele ser que la gente come muy poca fruta. «Me encantaría que mis pacientes comieran más frutas», confiesa Lekutat. Pero, asegura, igual vale la pena pensar cómo y qué frutas consumimos, porque no todas las frutas son iguales, sobre todo si las analizamos desde el punto de vista de su contenido de fructosa y su aporte energético.

“La banana, las uvas, las manzanas y las ciruelas tienen un gran contenido de azúcar, mientras que las naranjas, no”, explica. Cuando preparamos un zumo, el azúcar está muy concentrada y pasa muy rápidamente a la sangre, por lo cual el experto asegura que no es muy buena idea beber un jugo de naranja por la mañana. Lo mismo sucede con los licuados. Si hiciéramos una lista de todo los ingredientes del licuado, seguramente no los comeríamos en una colación. En cambio, líquidos, los devoramos sin darnos cuenta.

También es crucial ver qué comen los niños. En el caso de los pequeños, suele ser más importante que coman frutas sin añadidos de azúcares ni sustancias aromáticas, es decir, puras, y no otros productos del kiosko.

En algunos países se venden sobres plásticos con puré de fruta. Supuestamente son lo más sano del mundo, sobre todo para que los niños lo coman en una pausa de la escuela. Pero muchos de estos productos no son puramente de frutas y, además, puede generar caries cuando los niños están chupeteando permanentemente las bolsitas.

¿Pero entonces? ¿Al final beber un jugo de naranja por la mañana y darles fruta a los niños era lo peor que podía hacer? No… es más, ninguna regla es buena cuando se convierte en una máxima a respetar a rajatabla. «El asesoramiento nutritivo que se hace hoy en día nunca suele ser individualizado, siempre se toman reglas y se aplican a cualquier ser humano, cuando en realidad la nutrición depende de cada uno. Cada persona es muy diferente a la otra», advierte Lekutat.

Dicho de otro modo: el consumo de fruta debe estar en sintonía con el estilo de vida. Si uno quiere comer todas las mañanas una naranja, debería moverse. Y a los niños lo fundamental es no darles purés preparados, sino la fruta pura.

POR DPA

Sigue leyendo

Más popular