Edición

Comando Vermelho iba a ejecutar mañana el plan de rescate diseñado por el EPP

La facción criminal brasileña Comando Vermelho pretendía ejecutar el plan que alguna vez diseñó para su propio rescate el “comandante en jefe” del EPP, Alcides Osmar Oviedo Brítez. Los cariocas capturados por la Senad debían atacar mañana a la mañana la Agrupación Especializada para liberar a su jefe “Marcelo Piloto”, a quien lo pensaban sacar del país en una embarcación que debía aguardar en el río Paraguay.
notas
El ambicioso plan de rescate del jefe narco Marcelo Fernando Pinheiro Veiga (43), alias “Marcelo Piloto”, contemplaba un ataque frontal al cuartel de la Agrupación Especializada de la Policía con un vehículo blindado equipado con un fusil antiaéreo calibre punto 50.

Supuestamente, el asalto armado debía ejecutarse mañana a la mañana, pero el operativo fue abortado el jueves de noche, cuando agentes especiales de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), con orientación de agentes de la Policía Federal (PF) del Brasil, allanaron la guarida de uno de los equipos tácticos del Comando Vermelho, en el barrio San Vicente de Asunción, donde fueron recuperados siete fusiles de guerra, 15 pistolas, decenas de cargadores, centenares de proyectiles y diversos equipamientos más.

En la casa intervenida fueron capturados cinco brasileños, entre ellos la organizadora del rescate, Marisa de Souza Penna (24), quien es la novia de “Marcelo Piloto” y la que casi todos los días visitaba a este en su lugar de encierro. Los demás apresados fueron Juarez Italo Paiva Filho (37), Alan Neves da Conceição (26), Thiago Lucas Gonçalves (23) y Wanderson Ferreira de Paula Silva (20), quienes vinieron desde Río de Janeiro exclusivamente para liberar al “pez gordo”.

Los investigadores también allanaron otros dos aguantaderos transitorios del Comando Vermelho, uno en Lambaré, sitio en el que cayó su colaborador paraguayo Luis Roberto Gómez Gaona (22), y otro en Ypané, donde ya nadie pudo ser ubicado.

Se cree que el grupo tipo comando que iba a atropellar la Agrupación estaría conformado por 15 a 20 hombres, lo que quiere decir que siguen libres más de una docena de brasileños. Asimismo, la prioridad de la Senad pasa a ser ahora la localización del fusil antiaéreo calibre punto 50 que se iba a usar y que se sospecha ya fue montado dentro de un vehículo.

La ruta de escape

De acuerdo con algunas fuentes, el Comando Vermelho se sentía muy seguro de poder sacar de la Agrupación Especializada a su líder “Marcelo Piloto”, pese a que la seguridad en el cuartel es prácticamente insuperable.

El plan que debían seguir los cariocas era derribar el portón principal, eliminar a los fusileros policiales y llegar hasta la celda de su objetivo. Una vez con este a bordo, tenían que salir hacia barrio Obrero y hacer trasbordo en otro u otros vehículos, que los llevarían

hacia la zona baja de los bañados, hasta el río Paraguay, donde a su vez estaría esperando una embarcación.

Exactamente el mismo plan de escape había sido diseñado hace una década por el autoproclamado “comandante en jefe” del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), Alcides Osmar Oviedo Brítez, quien justamente cumple sus últimos cuatro años de condena en la misma Agrupación Especializada, que se sitúa en el barrio Tacumbú de Asunción, en medio de la penitenciaría nacional y del cuartel de la FOPE, aunque en la misma zona también funcionan dos cuarteles militares.

El manuscrito con la ruta de escape hacia el río Paraguay había sido confiscado en 2009, en Horqueta, tras lo cual la Policía bloqueó todas las posibles vías de conexión desde la Agrupación Especializada hacia el referido cauce, pese a que hay una distancia de solo cuatro kilómetros en vehículo, en un viaje que se puede hacer en menos de 10 minutos hasta cualquiera de los muelles clandestinos.

“Marcelo Piloto” fue arrestado en Cambyretá el 13 de diciembre del año pasado. En Brasil tiene una condena de 25 años.

Una abogada en la mira

El fiscal Hugo Volpe imputó ayer a los cinco brasileños del Comando Vermelho y al cómplice paraguayo capturados por la Senad, quienes se abstuvieron de declarar. El proceso abierto es por una serie de violaciones de la ley de armas, además de asociación criminal, liberación de presos en grado de tentativa y reducción, porque la banda tenía dos vehículo robados.

Por otro lado, hoy también sería imputada la abogada de “Marcelo Piloto”, la paraguaya Giselle Gutiérrez, por frustración a la persecución penal y asociación criminal.

La letrada, quien dijo trabajar en el estudio de Laura Casuso (defensora de Jarvis Pavão), alquiló la casa y compró los vehículos usados por la gavilla.
a570

Comando Vermelho iba a ejecutar mañana el plan de rescate diseñado por el EPP
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hasta arriba