Edición

Brasil y los nuevos desafíos para Paraguay

El político conservador brasileño Jair Bolsonaro es el nuevo presidente de la democracia más grande de Amé­rica Latina y su advenimiento en la conducción del Brasil significará un fuerte giro a la derecha en su relacionamiento internacio­nal. Puede esperarse de él una fuerte apuesta por la empresa privada con énfasis en los inte­reses brasileños, que puede tener consecuen­cias en el Mercosur y en el Paraguay. Por ello, la ascensión de Bolsonaro a la presidencia del Brasil tendrá una fuerte incidencia en nuestro país y será uno de los grandes retos que deberá afrontar Mario Abdo Benítez.

El nuevo gobierno llegó al poder debido al can­sancio del pueblo brasileño de los desaciertos y la corrupción de los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT) y es una búsqueda de nuevos caminos apostando al perfil ultracon­servador de los que admiran el militarismo, la mano dura, incluso con nostalgia de la dicta­dura de décadas pasadas.

La derrota del candidato izquierdista, Fer­nando Haddad, representa la culminación de la caída del PT, que comenzó con el impeach­ment a Dilma Rousseff en el 2016 y continuó con el encarcelamiento de Lula da Silva por corrupción. Pero con la cantidad de legisla­dores que todavía tiene junto con sus aliados será el principal enemigo del nuevo gobierno que asumirá en enero. El PT tendrá que rein­ventarse de algún modo y buscar alianzas para seguir subsistiendo con cierto peso en la política brasileña.

En lo que concierne a Paraguay, los asuntos económicos y energéticos son los más impor­tantes puntos de la agenda de relaciones con Brasil, que es el principal comprador de pro­ductos paraguayos, ya que el 32 por ciento de nuestras exportaciones van a ese mercado, que está cerca de los 3.000 millones de dólares anuales. Se estima que las ventas paraguayas no corren riesgo alguno, pues son productos que Brasil necesita.

En el campo de la maquila, podrían espe­rarse algunas novedades, pues actualmente en Paraguay existen alrededor de 150 empresas de capital brasileño que terminan de indus­trializar aquí sus artículos para reenviarlos al Brasil. Esta industria cada vez más floreciente exportó el año pasado por 400 millones de dólares y está dando empleo a más de 16.000 trabajadores. Las ventajas que ofrece nuestro país en este campo son tan grandes que no se esperan sorpresas.

Se considera que la fuerte presencia de mili­tares de derecha en el nuevo gobierno de Bra­silia podría tener una inevitable incidencia en el tema de Itaipú, cuyo tratado debe rene­gociarse en el 2023, apenas termine Bolso­naro su mandato en el 2022. Será la batalla más dura que deberá librar el Gobierno para­guayo, conociendo la posición castrense en este asunto.

El comercio fronterizo también podría verse afectado por una mayor mano dura del nuevo gobierno. Este sector mueve alrededor de 3.000 millones de dólares anuales y afecta a mucha gente, por lo que representará un capítulo de relevancia. Es un tema que pondrá en juego la capacidad de las autoridades paraguayas.

El gobierno de Bolsonaro será sin duda uno de los desafíos más relevantes para la admi­nistración de Mario Abdo Benítez, por lo que deberá prepararse con mucho profesiona­lismo para encararlo. Tendrá que convocar a las mejores mentes y a las personas más capa­ces y patriotas para el reto. Porque dependerá de la habilidad de los negociadores y de la sabi­duría de nuestras autoridades para consolidar las ventajas que tenemos con el vecino país y para obtener nuevos beneficios en el futuro.

En los dos meses y medio de gestión, la nueva administración estatal ha cometido algu­nos gruesos errores en el campo exterior que hacen temer por el futuro si no corrige su polí­tica. Pero estamos todavía a tiempo para enca­rar los nuevos desafíos si hay suficiente patrio­tismo en la conducción del país.
LA NACION

Brasil y los nuevos desafíos para Paraguay
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hasta arriba